«Desde su agujero de arcilla escuchó el eco de las voces que lo llamaban y, como si de grillos se tratara, intentó ubicar a cada hombre dentro de los límites del olivar» (Jesús Carrasco, Intemperie)

sábado, 21 de octubre de 2017

Carmen Amoraga: «Como persona y escritora me interesa más una derrota que un golpe de suerte»

Nº 534.- Pepa es una mujer madura en quiebra emocional. Siente que ha malgastado su vida y culpa al mundo de su aparente desgracia. Sola, enfadada y amargada, percibe como herida en carne propia la felicidad del resto, y para protegerse del dolor no encuentra otra forma que vivir dentro de una coraza que oculta sus verdaderos sentimientos. Durante unas vacaciones forzosas, Pepa se ve obligada a reflexionar y a tomar consciencia de su situación. Justo cuando comienza a reconciliarse con sus recuerdos, empieza a observar a una chica embarazada que toma el sol a diario en un banco de la misma plaza en la que ella pasea a su perro. Esa joven es Crina, que vive una tragedia ante los ojos impasibles de una sociedad que no quiere verla. Crina llegó a España engañada por su propia pareja, que la vendió a una red de trata de blancas, y ahora esa red planea vender al bebé que espera.
Todo lo que antecede es el planteamiento de ‘Basta con vivir’, la nueva publicación de la escritora valenciana Carmen Amoraga en la editorial Destino, una novela que habla de superación, crecimiento y resiliencia. Con Carmen compartí unos minutos de su apretada agenda y, acompañado de una botella de agua mineral, aproveché la oportunidad para entrevistarla.

Carmen, ¿son compatibles la política y la literatura?
Bueno, la política es compatible con la vida. Una persona se mete en política y no deja de vivir. Además, yo nunca me he dedicado solo a la escritura, siempre he compaginado varios trabajos a la vez. Soy madre de dos hijas y me he acostumbrado a sacar tiempo de debajo de las piedras y a quitarme de encima esa tontería de que es necesario disponer de un espacio aislado donde recluirse para escribir. Si estoy en mi despacho, mejor, pero si no puede ser no pasa nada. Lo que sí me ha costado bastante es encontrar la tranquilidad mental necesaria para llegar a casa, desconectar y ponerme a la tarea.
¿La literatura se ha convertido en el refugio de tu quehacer político?
No tanto. Escribir esta novela ha sido como volver a mi ser. No he pasado veinticuatro horas al día pensando en ella, porque lo que buscaba es que mi mente descansase. De hecho, si te fijas, desde 2010 a 2014 publiqué tres novelas y desde entonces hasta ahora sólo ésta. Me ha ocupado tres años escribirla.

lunes, 9 de octubre de 2017

Santiago Posteguillo: «Las mujeres que aparecen en este libro lo hacen por su gran calidad como escritoras».

Imagen cedida por Editorial Planeta
Nº 533.- Tras la publicación de su Trilogía sobre Escipión,
Santiago Posteguillo ha adquirido la sana costumbre de alternar la escritura de novela histórica con una serie de volúmenes en los que cuenta los entresijos, las anécdotas, las curiosidades y, en algunos casos, el proceso creativo que han seguido los escritores a lo largo de sus trayectorias literarias. Dentro de esta serie, que a priori parece inagotable, termina de publicar ‘El séptimo círculo del infierno’,  su nuevo viaje a través de la historia de los libros, que lleva por subtítulo ‘Escritores malditos. Escritoras olvidadas’ y ha sido editado por Planeta. En él se ocupa de una buena parte de escritores y escritoras, perseguidos por distintos regímenes políticos, y que sin embargo fueron capaces de sobreponerse y crear obras maestras de la literatura. «Casi de año en año voy cruzando una novela histórica con uno de estos volúmenes, pero la verdad es que mi bagaje cultural sobre los autores y autoras no tiene porqué resultar siempre enigmático o atractivo para los lectores. Por tanto, no sé si seguiré con la serie o no».

sábado, 30 de septiembre de 2017

Richmal Crompton, una escritora, no un escritor

Escribí este artículo en el año 2007. Casi ni me acordaba de él. Por una casualidad encontré que estaba colgado en el blog.javier.marias.es. y me decido a recuperarlo para El Eco de las Voces, introduciendo una mínima variación de tres palabras, que no afectan en absoluto al sentido del texto.

García Márquez. No esperen que empiece mi reseña hablando de García Márquez. El escritor colombiano cumple ochenta tacos este 2007 y justo hace cuarenta (1967), que vio la luz su laureada Cien años de soledad. Excelente novela, espléndida, un libro que deja huella, que te llena, que te embarga, pero del que han hablado -y hablarán todavía más- centenares de profesionales, críticos, articulistas y escritores, mucho más duchos que yo en el arte de elogiar a Gabo. En la última semana del mes de marzo, la editorial Alfaguara publicará de nuevo la novela del escritor colombiano, en una edición única, especial, "canónica" (como la ha bautizado ese extraordinario colaborador del suplemento cultural ABCD, que es Manuel Rodríguez Rivero), en la que, además del texto original, revisado, corregido, estigmatizado, expurgado y etcétera por su propio autor, se incluirán una serie de escritos "ad hoc", preparados por plumíferos de primera línea: Alvaro Mutis, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa (enemigo tradicional de García Márquez), Víctor García de la Concha y Claudio Guillén. Constará este ejemplar de 756 páginas y costará 9’75 €. En fin, como será una edición distinta, conmemorativa, "canónica" -¡cuánto me ha gustado ese adjetivo!- y que con el tiempo se convertirá en referencial, me la compraré. Y ya les comentaré algo de ella.


Nativel Preciado. Tampoco les diré que la escritora y periodista Nativel Preciado ha sido galardonada con el premio Primavera de Novela 2007, 200.000 € del ala, por su obra Olvida el Paraíso, ni que la finalista, 30.000 € de la otra ala, ha sido la también escritora Care Santos, con La muerte de Venus. Enhorabuena a ambas.


jueves, 28 de septiembre de 2017

Susana Fortes: «Londres es un personaje más de la novela. Es una de mis ciudades favoritas para pasear por sus calles»

Nº 532.- El 8 de mayo de 1955 la escritora Emily J. Parker desaparece en Londres mientras la ciudad celebra el décimo aniversario del final de la II Guerra Mundial. Nunca más vuelve a saberse nada de ella. Años más tarde, Rebeca, una estudiante española de filología, decide trasladarse a la capital británica para preparar su tesis doctoral sobre la misteriosa escritora. Durante la investigación, la infancia y la vida familiar de Rebeca se van trenzando con el pasado de Emily en el Londres del Blitz y de la posguerra, en un entramado de espionaje y relaciones sentimentales que forman un extraño puzle tan sugerente como difícil de interpretar. Con estos argumentos, Susana Fortes acaba de publicar ‘Septiembre puede esperar’, editada por Planeta, en la que mezcla misterio, intriga psicológica, historia, humor, amor y una pizca de espionaje, enmarcados en el sugerente escenario de las calles londinenses, vistas desde la perspectiva de lo que son y lo que fueron.
Susana, novela a novela te has labrado una carrera literaria más que consistente, saludada por varios premios de renombre, desde esta perspectiva, ¿cómo ves tu trayectoria como escritora?
Una  nunca tiene una visión así de su trayectoria. La vivo día a día, pero es cierto que me siento una privilegiada porque, en una época en la que no era tan difícil publicar como ahora, empecé con el premio que me otorgaron por ‘Querido Corto Maltés’ y hoy sigo escribiendo y publicando, algo que siempre te anima. Detecto que ha habido una evolución en mi estilo, malo sería lo contrario. Mi tendencia a adjetivar a tope en mis primeros libros, ha dado paso a un lenguaje que trato de dejar en el puro hueso. Creo que hay que escribir cómodo. Al lenguaje no se le puede poner pajarita y smoking, hay que vestirlo igual que como se escribe, es decir, con vaqueros y zapatillas. Pienso que debo tratar al lector de tal manera que también se sienta cómodo y por esto intento decir más diciendo menos que antes.
Para ti, ¿escribir es una enfermedad, un padecimiento, un trabajo o un placer?
Un placer, absolutamente. Eso de la tortura del escritor no lo entiendo. Yo no escribiría si no me hiciera feliz, lo que no quita para que, a veces, sea un trabajo duro al que has de dedicarle muchas horas, aislarte, renunciar a ciertas cosas porque te encuentras muy volcada en ello. Pero estás así porque te gusta. Es el mismo placer que siento por leer. En este sentido, para mí ambas cosas son iguales.
Has hablado de aislamiento y renuncia, en la novela cuentas que Virginia Woolf, como mínimo, para escribir pedía disponer de una habitación.
Yo me conformo con menos, con cerrar la puerta. Ésa es mi forma de decir en mi casa que no me molesten. Es importante tener un territorio en el que tú estás a solas, un lugar placentero que te proporcione el espacio que necesitas para desarrollar el gasto de energía que requiere la escritura. No necesito ningún escritorio sofisticado, con un rincón confortable, una mesa, un ordenador y algo de luz tengo suficiente.

viernes, 22 de septiembre de 2017

Joaquín Leguina y Rubén Buren, ganadores del Premio 2017 de Novela Histórica Alfonso X el Sabio: «Hay que escribir sobre la Guerra Civil, no reescribirla. Ésa es la clave»

Nº 531.- Melchor Rodríguez, militante anarquista, fue el último alcalde republicano de Madrid y, tras concluir la Guerra Civil, cumplió con el deber de entregar la ciudad al ejército franquista, sublevado tres años antes en las plazas de África. Sin embargo, ni siquiera hay un cuadro con su retrato que recuerde su paso por el ayuntamiento madrileño. Sobre Melchor, que salvó de la muerte cierta a más de veinticinco mil personas durante la contienda, no se ha escrito casi nada y por ello es un personaje desconocido, al igual que su hija Amapola. Joaquín Leguina y Rubén Buren, su bisnieto, se han empeñado en reparar este vacío existente y en recuperar su figura. Por ello han escrito ‘Os salvaré la vida’, editado por Espasa, obra con la que han conquistado el Premio 2017 de Novela Histórica Alfonso Décimo el Sabio. Hace unos días pasaron por València y tuve la oportunidad de compartir con ellos unos minutos de conversación, que supieron a poco porque el AVE, puntual como un reloj suizo, les esperaba en la Estación Joaquín Sorolla. Ésta fue nuestra conversación.
Joaquín, en la vida azarosa de un político, moverse entre la escritura y la política no debe resultar fácil, ¿son actividades compatibles o supone una carga adicional?
J. (Joaquín Leguina). Pregúntaselo a Echegaray que fue Premio Nobel [sonrisa/risa]. Claro que hay tiempo para compatibilizar ambas actividades. En la Historia de España hay numerosos casos de personas que fueron políticos y escritores a la vez, igual que funcionarios también escritores. Un ejemplo claro es Galdós, que era diputado. Lo que sucede es que hoy no abundan los políticos que saben escribir.
Y ¿para qué sirve escribir?
J. La escritura enseña bastantes cosas sobre la vida y la humanidad y eso enriquece enormemente.

lunes, 14 de agosto de 2017

Rosario Raro: «Escribir esta novela me ha dejado como recuerdo una rabia enorme».

Nº 530.- Con Rosario Raro concluye el curso de entrevistas que, como si de un
colegio se tratase, comenzó allá por el mes de septiembre pasado. Tras el enorme éxito alcanzado con su anterior novela, ‘Volver a Canfranc’, la escritora segorbina se enfrenta ahora  a dos temas interesantes: el entorno del famoso Consultorio Sentimental de Doña Elena Francis y el mundo de las personas afectadas por el fármaco de la talidomida. Y lo hace con su nueva novela, ‘La huella de una carta’, editada por Planeta, en la que la protagonista, Núria Somport, un ama de casa que desea convertirse en escritora, es contratada para responder las cartas que las oyentes envían al consultorio radiofónico sentimental. Su labor, en principio, se antoja sencilla, pero todo cambia cuando una oyente desesperada le habla de unos niños nacidos con terribles malformaciones. Núria decide investigar su origen y destapa una trama internacional de corrupción, que pondrá en jaque su vida y cambiará su destino para siempre. Con estos parámetros como telón de fondo, sentados en los sofás del Lounge Bar del Hotel Astoria de Valencia, pude conversar con Rosario Raro durante un buen rato sobre los entresijos de su nueva obra.
Rosario, dedicas ‘La huella de una carta’ a todos los alias del jefe de la banda de los escritores policiacos hispanos, Francisco González Ledesma, ¿qué relación te unía a él?
De joven yo leía sus novelas, cuando todavía no tenía edad para hacerlo y eso hizo que todavía calaran más en mí. Mi madre es de Barcelona y cuando era pequeña, visitaba bastante aquella ciudad que tanto aparece en sus novelas. El día que González Ledesma murió, sentí una especie de orfandad literaria, porque me parecía un autor que podía escribir de todo, como demostró mientras estuvo prohibido en España, cuando bajo varios seudónimos publicó desde novelas rosa hasta western. Ahora su hija es compañera mía de editorial y acaba de publicar una novela protagonizada por el comisario Méndez.

La literatura en Noruega.

El suplemento 'Babelia' publicó el pasado sábado, 12 de agosto, un más que interesante artículo sobre la promoción de la literatura en Noruega. Su autora es Maribel Marín y lleva por título 'El mejor país para ser escritor'

miércoles, 9 de agosto de 2017

Fira del Llibre València 2017 (y 8) Gabi Martínez: «Voy a tope hasta el final de la historia que escribo»

Nº 529.- A veces la informática gasta bromas. Solo así puede explicarse que la carpeta donde almacenaba la entrevista realizada a Gabi Martínez durante la pasada Fira del Llibre de València, desapareciera de modo inesperado sin que fuera posible localizarlo. Tenía claro que no la había borrado de mi disco duro, estaba seguro, pero no encontraba explicación a su desaparición. Bastantes semanas después, la búsqueda fortuita de otra carpeta permitió que me fijara en un rincón silencioso, abajo a la derecha. Y allí apareció el dossier completo, sonido, cuestionario y fotografías, de Gabi Martínez. Sin duda un arrastre involuntario con el ratón propició la desaparición. Sin más preámbulo, me pongo a transcribir la entrevista del escritor barcelonés. Recuerdo que se desarrolló una tarde del mes de abril, bajo la cubierta de una de las carpas del recinto ferial. Llovía de modo intermitente, provocando suficiente molestia para los lectores que deambulaban por allí en busca de sus libros favoritos. El motivo de nuestro encuentro fue la publicación de ‘Las defensas’, editada por Seix Barral, una novela basada en un hecho real y en la que Gabi cuenta la desventura de un competente neurólogo, que, víctima de un ataque de locura violenta, fue ingresado en un psiquiátrico. Sólo él sabía que el diagnóstico emitido por sus colegas era erróneo, porque precisamente había invertido toda su vida en investigar la enfermedad que le afligía. Pero hasta que se dieran cuenta del desafuero transcurriría un año. ‘Las defensas’ reconstruye una extraordinaria historia de superación, un caso entre tres millones, el de un hombre, en la ficción llamado Camilo Escobedo, que fue al principio considerado un loco y que luego se convirtió en un médico de referencia dentro de su especialidad. A partir de aquí nuestra conversación.
¿Qué significa para Gabi Martínez escribir?
Escribir… No sé. Para mí resulta muy difícil definirlo. Es una forma de vida. Es una necesidad vital como otra cualquiera. Ahora mismo no concibo existir sin la escritura.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Paula Izquierdo, ganadora X Premio Logroño de Novela 2016: «Todos somos susceptibles de convertirnos en los mayores asesinos del mundo»

Nº 528.- Logroño de Novela  con su obra ‘El callejón de los silencios’, editada por Algaida, donde nos cuenta la historia de Mirna, joven veinteañera, psicóloga y profesora de secundaria, que desea dar un salto al vacío en búsqueda de una nueva vida. Mirna necesita seguir aprendiendo, tratar con personas de su edad y por ello decide regresar a la facultad de psicología y matricularse en el primer año de doctorado. Este será el punto de partida de su nueva existencia y de una relación amorosa triangular completamente inesperada, que modificará su forma de ser y sus principios, unos principios que ella creía grabados a fuego en su mente. Paula pasó por Valencia para presentar su novela y durante unos minutos anduvimos desgranando algunos detalles de la obra.

En primer lugar, Paula, enhorabuena por el premio.
Gracias.
¿Qué significa para ti haber ganado el Premio Logroño de Novela?
En la carrera de una escritora todo es importante. Desde 1997, cuando apareció mi primera novela, no he dejado de escribir ni de publicar. He ganado varios concursos y este Premio de Logroño me hace sentirme muy satisfecha. Es posible que me abra las puertas a un mayor número de lectores, pero en el fondo ‘El callejón de los silencios’ no deja de ser una novela que no nació con vocación ganadora. La escribí postrada en la cama durante un tiempo en el que debía permanecer inmovilizada y resultó ser una época especialmente fértil desde el punto de vista literario, ya que escribí también otra novela y dos volúmenes de relatos eróticos. De todos modos, llega un momento en que una se hace un nombre y la gente, si le gusta como escribes, te sigue.

martes, 1 de agosto de 2017

El cómic en Babelia

El pasado fin de semana, el suplemento cultural Babelia dedicó unas páginas al mundo del cómic español, en un pequeño monográfico denominado El siglo de oro del cómic español. Con tal motivo publicó un par de artículos titulados El Mundo en una Viñeta de Tereixa Costenla y Un cambio radical de Álvaro Pons, muy recomendables ambos, así como una relación de los veinticinco mejores cómics publicados en España a lo largo del siglo XXI, que lleva por título 25 joyas gráficas del siglo XXI. Los interesados pueden encontrar aquí un rincón para leerlos.

miércoles, 26 de julio de 2017

Sabina Urraca: «No me gusta escribir, lo odio, pero me encanta haber escrito la novela»

Nº 527.- Sabina Urraca (San Sebastián, 1984) es periodista (ha colaborado en numerosos medios escritos), bloguera y ahora escritora. También ha sido vendedora de seguros, camarera, guionista, locutora, creativa de televisión y publicidad y bastantes cosas más. Apenas hace un mes que acaba de debutar con su opera prima en el terreno de la ficción, ‘Las niñas prodigio’, que su editorial, Fulgencio Pimentel, define como una «novela solo parcialmente autobiográfica, agitada por el estigma del amour fou por un hombre maduro y alcohólico, ‘Las niñas prodigio’ es también una comedia en varios actos y un cuento con tintes de terror gótico. Pero sobre todo es un relato contemporáneo sobre la identidad que arranca en un presente imperfecto para regresar a todas las edades de una mujer». Con esta carta de presentación, Sabina se plantó en la Librería Bartleby de València, para presentar su obra a los lectores. Llegó con tiempo apretado y, sentados en un sofá, desgranamos una conversación apresurada, pero certera, sobre su debut literario. Después vinieron las fotos y un breve paseo de la escritora donostiarra por la calle Cádiz, antes de comenzar la presentación.
Sabina, ¿qué significa para ti escribir?
Para mí escribir significa muchísimas cosas, es como compartir la visión del mundo que tengo, una visión constante de la realidad que yo transformo en mi cabeza un poco para entretenerme y contarlo. Es algo que he hecho desde pequeña, porque cuando vivo algunas situaciones necesito transmitirlas de una manera determinada y lo más completa posible. Es casi como un exhibicionismo emocional.
Periodista y ahora escritora de ficción, ¿te sientes igual de cómoda en ambas facetas?
Obviamente, si pudiera vivir de la literatura y, de vez en cuando, hacer un reportaje largo y documentado sería lo ideal. Me encanta el periodismo, meterme en un tema e investigarlo a fondo, pero justamente eso es lo malo de una profesión que, hoy en día, no permite vivir de ella y eso hace que no me guste tanto como podría llegar a gustarme.

lunes, 24 de julio de 2017

María José Rivera: «El siglo XIX es comparable al Renacimiento o a la época de Pericles».

Nº 526.- Para María José Rivera escribir significa «una pasión
aplazada, porque siempre soñé con dedicarme a ello». Sin embargo, tuvo que elegir entre dos opciones: las matemáticas y el periodismo. Se decantó por la primera y hoy es catedrática de la Universidad Politécnica de Valencia, pero «no olvidé el trabajo de los periodistas, sobre todo de esos reporteros que iban de guerra en guerra. La ficción la descubrí más tarde». Y precisamente fruto de su pasión escritora, que le ha permitido gozar ya de una carrera literaria notable, presenta ahora su nueva novela, ‘Eres la luz de mis ojos’, publicada por Ediciones Casiopea, en la que se adentra en el género histórico para narrar una historia de amor, que se enmarca dentro del periodo en que se construyó el Canal de Suez, justo ahora cuando se cumplen los ciento cincuenta años desde que el primer barco lo atravesó, revolucionando el mundo de los viajes en el siglo XIX. En ‘Eres la luz de mis ojos’ el lector se encontrará con la lucha sin escrúpulos por el poder y el dinero en los restos del imperio otomano y los intereses de la Inglaterra victoriana, Francia y Prusia. Sin olvidar el buen puñado de personajes reales, Ferdinand de Lesseps, Eugenia de Montijo, Flaubert, Dostoievski, Verdi, Eiffel o Pasteur, que deambulan por sus páginas.
María José, ¿cómo te tropezaste con la historia que has novelado en ‘Eres la luz de mis ojos?
Me la encontré en un artículo escrito por Maruja Torres en enero de 2010. Me llamó la atención porque era un texto muy evocador, en el que describía la Sociedad Geográfica Egipcia a través de un montón de pequeños detalles muy sutiles, que sabían a siglo XIX. El edificio de la Sociedad se construyó poco después de acabar el Canal y sus tres estrellas eran el propio Canal, el Nilo y el Delta. A partir de ahí me puse a buscar datos en Google y me di cuenta que todo lo que encontraba venía a decir más o menos lo mismo, hasta que tropecé con un libro titulado ‘Rompimiento del istmo de Suez’, que no era sino el proyecto, en francés, de la construcción del canal, que había sido encargado por el propio Ferdinand Lesseps. Allí estaba todo detallado con gran minuciosidad: jornales, técnicas, máquinas necesarias… Un español, que aparece en la novela, Cipriano Segundo Montesinos, se tomó después la molestia de traducirlo al castellano, añadiéndole un capítulo suplementario en el que hablaba de las ventajas que esta construcción podía representar para España, pensando sobre todo en la ruta hacia Filipinas. Como por entonces llevaba en mente una historia de amor, vi que podía encajarla en este marco y comencé a leer el proyecto de Lesseps.

jueves, 20 de julio de 2017

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016: «Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Nº 525.- Cuando el protagonista de una novela, Jay Schwartz, se da cuenta de que está siendo reescrito en contra de su voluntad, se rebela contra su autor para salvar a su familia de un terrible final. Contada en tres momentos distintos, un futuro en el que el personaje principal habita un mundo en descomposición; un presente en el que ocurre la novela a la vez que el escritor la escribe; y un pasado, la infancia del protagonista, ‘El sonido de Atlantis’ sumerge al lector en un ágil relato por un Chicago baldío, una Varsovia nevada y ocupada por los nazis y el Hospital Psiquiátrico Hartgrove, todo ello dibujado con rasgos innegablemente cinematográficos. Con esta obra, su debut en la ficción, Borja Cabada ha conquistado el Premio Logroño de Novela para jóvenes escritores. La obra ha sido editada por Algaida.

Borja, en primer lugar, enhorabuena por el premio.
Gracias.
Aunque carece de dotación económica, ¿qué significa para ti haber ganado el Premio Logroño de Novela Joven?
Es importante por el reconocimiento de tu trabajo por parte de los colegas. Además te ofrece la posibilidad de promocionar tu libro atendiendo a los medios, te abre otras puertas y permite que te des a conocer. Es un sueño hecho realidad, sobre todo si tenemos presente que no existen demasiados premios para jóvenes escritores.

jueves, 13 de julio de 2017

Antonio Ortuño, ganador del V Premio Ribera del Duero de Relatos: «Escribí todos los cuentos de ‘La vaga ambición’ al mismo tiempo, saltando de uno a otro»

Nº 524.-‘La vaga ambición’ es el título del libro ganador del V Premio Ribera del Duero de Relatos, obra del escritor mexicano Antonio Ortuño y editado por Páginas de Espuma. En las ciento veinte páginas donde se anclan los seis relatos que integran el volumen, Ortuño propone la escritura como un método de resistencia y, a la vez, como una elegía festiva. El protagonista de los cuentos, Arturo Murray, escritor, sobrevive entre un pasado familiar, catastrófico, y un grotesco presente, cargado de malas reseñas, entrevistas vacías, presentaciones huérfanas y una cuenta bancaria abiertamente deficitaria. La sombra de una madre sobrevuela los cuentos, igual que la convicción de Murray de escribir siempre y a cualquier precio. Antonio Orozco pasó por Valencia y, entre dos tazas de café, en la primera hora de la tarde desgranamos una entrevista que supo a poco, porque el tiempo, cuando deviene interesante y sugerente, sabe esfumarse con mayor prisa de lo habitual. Lástima.
Antonio, esta pregunta es casi obligada para los escritores que entrevisto por primera vez, ¿qué significa para ti escribir?
Ay, básicamente es un placer, incluso es fácil que tenga un poco de vicio, como quien fuma mucho o se toma tres tazas de café más de las que debiera. Disfruto de todo el proceso, desde debatir mis ideas iniciales hasta la propia escritura, la corrección… A veces uno se atora en algunos proyectos por su propia incapacidad para resolver ciertos problemas, algo que puede resultar lo menos placentero de todo, pero aún así, insisto, lo disfruto mucho.
Paso ahora a felicitarte por la consecución del V Premio Ribera del Duero de Relatos.
Gracias.

miércoles, 5 de julio de 2017

José Luis Muñoz: «Heim era un tipo glamuroso y encantador, un galán de Hollywood»

Nº 523.- José Luis Muñoz tiene nuevo libro en el mercado, algo que por su extensa producción ya casi no es noticia. Lleva por título ‘El rastro del lobo’ y ha sido publicado por Ediciones Traspiés. En esta ocasión, el escritor salmantino se centra en la figura de Aribert Ferdinand Heim, también conocido como el Carnicero de Mauthausen, un escurridizo capitoste nazi, desgraciadamente famoso por sus torturas y experimentos mortales con los prisioneros de los campos de concentración. A pesar de que la II Guerra Mundial y sus aledaños son un tema bastante recurrente en la literatura contemporánea, Muñoz ha construido una novela que seduce desde la primera página y en la que maneja la acción de tal manera que el lector no puede abandonar la lectura hasta el final. Un final, por cierto, que no dejará indiferente a nadie.
José Luis, contigo siempre hay una pregunta recurrente, que regresa en cada nueva entrevista:  novela, cuento, terror, género erótico, policiaco, de vampiros, de nazis, ¿te queda algún territorio por explorar a través de la literatura?
Algún género y tema queda. No he escrito nada sobre viajes espaciales, por ejemplo, ni sobre el Imperio Romano, pero todo se andará.
¿Cambias de registro por aburrimiento, porque las cosas surgen así o por higiene literaria?
Por las tres razones que expones. Es muy aburrido escribir siempre la misma novela o hacer sagas con un mismo protagonista. Por eso suelo matarlos. Me gusta experimentar, pretendo que ninguna novela mía tenga algo que ver con la precedente. Indagar en las claves genéricas, para violarlas, me parece muy estimulante literariamente hablando.
¿Cómo te tropezaste con el personaje de Aribert Ferdinand Heim, el Carnicero de Mauthausen o el Doctor Muerte? ¿Andabas tú también en su busca como medio mundo?
Fue algo muy aleatorio y que debo a un diario, El País, que he dejado de leer y compro en invierno exclusivamente para encender la chimenea de mi casa de montaña. En El País Semanal de muchos años atrás se publicaron una serie de reportajes sobre personajes históricos siniestros. De esa serie salió ‘El hijo del diablo’ sobre Vlad Drácula El Empalador y esta novela sobre Heim. Heim era, o es, un psicópata sanguinario menos famoso que su colega el Doctor Mengele. Lo que me sedujo de ese personaje siniestro fue su peripecia vital, su periplo de permanente huida durante cuarenta años por todo el mundo, las veces que murió y resucitó, los dobles que utilizó. Y en ese viaje sin fin la bestia continuó asesinando.