«Desde su agujero de arcilla escuchó el eco de las voces que lo llamaban y, como si de grillos se tratara, intentó ubicar a cada hombre dentro de los límites del olivar» (Jesús Carrasco, Intemperie)

jueves, 20 de julio de 2017

Borja Cabada, ganador X Premio Logroño de Novela Joven 2016: «Pretendo que la gente identifique una novela mía por el estilo»

Nº 525.- Cuando el protagonista de una novela, Jay Schwartz, se da cuenta de que está siendo reescrito en contra de su voluntad, se rebela contra su autor para salvar a su familia de un terrible final. Contada en tres momentos distintos, un futuro en el que el personaje principal habita un mundo en descomposición; un presente en el que ocurre la novela a la vez que el escritor la escribe; y un pasado, la infancia del protagonista, ‘El sonido de Atlantis’ sumerge al lector en un ágil relato por un Chicago baldío, una Varsovia nevada y ocupada por los nazis y el Hospital Psiquiátrico Hartgrove, todo ello dibujado con rasgos innegablemente cinematográficos. Con esta obra, su debut en la ficción, Borja Cabada ha conquistado el Premio Logroño de Novela para jóvenes escritores. La obra ha sido editada por Algaida.

Borja, en primer lugar, enhorabuena por el premio.
Gracias.
Aunque carece de dotación económica, ¿qué significa para ti haber ganado el Premio Logroño de Novela Joven?
Es importante por el reconocimiento de tu trabajo por parte de los colegas. Además te ofrece la posibilidad de promocionar tu libro atendiendo a los medios, te abre otras puertas y permite que te des a conocer. Es un sueño hecho realidad, sobre todo si tenemos presente que no existen demasiados premios para jóvenes escritores.

jueves, 13 de julio de 2017

Antonio Ortuño, ganador del V Premio Ribera del Duero de Relatos: «Escribí todos los cuentos de ‘La vaga ambición’ al mismo tiempo, saltando de uno a otro»

Nº 524.-‘La vaga ambición’ es el título del libro ganador del V Premio Ribera del Duero de Relatos, obra del escritor mexicano Antonio Ortuño y editado por Páginas de Espuma. En las ciento veinte páginas donde se anclan los seis relatos que integran el volumen, Ortuño propone la escritura como un método de resistencia y, a la vez, como una elegía festiva. El protagonista de los cuentos, Arturo Murray, escritor, sobrevive entre un pasado familiar, catastrófico, y un grotesco presente, cargado de malas reseñas, entrevistas vacías, presentaciones huérfanas y una cuenta bancaria abiertamente deficitaria. La sombra de una madre sobrevuela los cuentos, igual que la convicción de Murray de escribir siempre y a cualquier precio. Antonio Orozco pasó por Valencia y, entre dos tazas de café, en la primera hora de la tarde desgranamos una entrevista que supo a poco, porque el tiempo, cuando deviene interesante y sugerente, sabe esfumarse con mayor prisa de lo habitual. Lástima.
Antonio, esta pregunta es casi obligada para los escritores que entrevisto por primera vez, ¿qué significa para ti escribir?
Ay, básicamente es un placer, incluso es fácil que tenga un poco de vicio, como quien fuma mucho o se toma tres tazas de café más de las que debiera. Disfruto de todo el proceso, desde debatir mis ideas iniciales hasta la propia escritura, la corrección… A veces uno se atora en algunos proyectos por su propia incapacidad para resolver ciertos problemas, algo que puede resultar lo menos placentero de todo, pero aún así, insisto, lo disfruto mucho.
Paso ahora a felicitarte por la consecución del V Premio Ribera del Duero de Relatos.
Gracias.

miércoles, 5 de julio de 2017

José Luis Muñoz: «Heim era un tipo glamuroso y encantador, un galán de Hollywood»

Nº 523.- José Luis Muñoz tiene nuevo libro en el mercado, algo que por su extensa producción ya casi no es noticia. Lleva por título ‘El rastro del lobo’ y ha sido publicado por Ediciones Traspiés. En esta ocasión, el escritor salmantino se centra en la figura de Aribert Ferdinand Heim, también conocido como el Carnicero de Mauthausen, un escurridizo capitoste nazi, desgraciadamente famoso por sus torturas y experimentos mortales con los prisioneros de los campos de concentración. A pesar de que la II Guerra Mundial y sus aledaños son un tema bastante recurrente en la literatura contemporánea, Muñoz ha construido una novela que seduce desde la primera página y en la que maneja la acción de tal manera que el lector no puede abandonar la lectura hasta el final. Un final, por cierto, que no dejará indiferente a nadie.
José Luis, contigo siempre hay una pregunta recurrente, que regresa en cada nueva entrevista:  novela, cuento, terror, género erótico, policiaco, de vampiros, de nazis, ¿te queda algún territorio por explorar a través de la literatura?
Algún género y tema queda. No he escrito nada sobre viajes espaciales, por ejemplo, ni sobre el Imperio Romano, pero todo se andará.
¿Cambias de registro por aburrimiento, porque las cosas surgen así o por higiene literaria?
Por las tres razones que expones. Es muy aburrido escribir siempre la misma novela o hacer sagas con un mismo protagonista. Por eso suelo matarlos. Me gusta experimentar, pretendo que ninguna novela mía tenga algo que ver con la precedente. Indagar en las claves genéricas, para violarlas, me parece muy estimulante literariamente hablando.
¿Cómo te tropezaste con el personaje de Aribert Ferdinand Heim, el Carnicero de Mauthausen o el Doctor Muerte? ¿Andabas tú también en su busca como medio mundo?
Fue algo muy aleatorio y que debo a un diario, El País, que he dejado de leer y compro en invierno exclusivamente para encender la chimenea de mi casa de montaña. En El País Semanal de muchos años atrás se publicaron una serie de reportajes sobre personajes históricos siniestros. De esa serie salió ‘El hijo del diablo’ sobre Vlad Drácula El Empalador y esta novela sobre Heim. Heim era, o es, un psicópata sanguinario menos famoso que su colega el Doctor Mengele. Lo que me sedujo de ese personaje siniestro fue su peripecia vital, su periplo de permanente huida durante cuarenta años por todo el mundo, las veces que murió y resucitó, los dobles que utilizó. Y en ese viaje sin fin la bestia continuó asesinando.

lunes, 3 de julio de 2017

Entrevista Antonio Soler: «El “Noi del Sucre” es un personaje con carisma, misterioso, muy literario»

Nº 522.- Los que, además de leer las entrevistas que publico en Diario SIGLO XXI, se aventuran por mi blog ‘El Eco de las Voces’, sabrán que cada año escojo la que para mí ha sido la mejor novela del año. Se trata de un título meramente honorífico, sin dotación económica, pero que de alguna manera define mis preferencias literarias. En el año 2016 este título fue a parar a ‘Apóstoles y asesinos’, por el momento la última entrega del escritor malagueño Antonio Soler, en la que se conjugan invención y verdad, de tal manera que nunca tenemos claro si sostenemos entre nuestras manos  una novela esculpida desde la realidad o un ensayo escrito con las herramientas de un novelista. Este artefacto magistral lo concibió Antonio Soler para contar la vida del «Noi del Sucre», cuyo verdadero nombre era Salvador Seguí i Rubinat, un anarquista catalán que, tras partir de posiciones absolutamente radicales, navegó hacia fórmulas de consenso, convencido de que el pacto era la única forma de avanzar desde el punto de vista social. Por las páginas de estos Apóstoles desfilan momentos trascendentales de la historia barcelonesa: la Semana Trágica, la Primera Guerra Mundial, los meses previos al advenimiento de la Dictadura de Primo de Rivera y el terror con el violento envoltorio de la muerte y la sangre, personificado en los propios ácratas y en los pistoleros de los llamados Sindicatos Libres.

Fue a comienzos de junio, calor mediante, cuando Antonio Soler visitó València para presentar ‘Apóstoles y asesinos’ en un acto organizado por Amnistía Internacional. La puesta en escena tuvo lugar en el Sporting Club Ruzafa, un local donde antaño se repartían puñetazos sobre un ring de lona y que hoy acoge el estudio de varios artistas plásticos, así como actos como el que propició mi encuentro con el autor malagueño. Un encuentro que, dicho sea de paso, no hubiera sido posible sin la mediación de Miguel Fuentes, propietario de la librería Cosecha Roja de la capital del Turia.

viernes, 30 de junio de 2017

Cristina López Schlichting: «Cuando surgió la Transición, el cambio sociocultural estaba ya consumado»


Nº 521.- Cristina López Schlichting pasó por Valencia para presentar ‘Los días modernos’, su primera novela, editada por Plaza&Janés, con la que la periodista madrileña debuta en el terreno de la ficción. ‘Los días modernos’ es un libro lleno de humor, nostalgia y emoción, el conmovedor relato de una niña próxima a cumplir los diez años, gracias al cual conoceremos  cómo se crecía en la España de los años setenta y abriremos la ventana al tiempo de la Transición. En total más de trescientas páginas para narrar el despertar a la vida adulta de una niña y de un país.
¿Qué significa la escritura para Cristina López Schlichting?
Para mí ha sido el descubrimiento de un placer a mitad de la vida. A lo largo de la existencia, los placeres y las experiencias de iniciación son muy pocas: el primer beso, el primer hijo… Escribir ha sido una de ellas y ha constituido una sorpresa extraordinaria para mí.
Eres periodista, columnista, tertuliana, directora de programas de radio… ¿Qué buscas en la ficción que no encuentras en el periodismo?
Para un periodista esta cuestión resulta fácil de explicar. En un reportaje tú utilizas la técnica de presentación de personajes, los diálogos y los ambientes, pero en la ficción a todo esto le añades algo nuevo: la arquitectura del relato, la creación de los protagonistas y su psicología, de tal manera que con estas herramientas has de enganchar al lector. Esos mecanismos, esa ingeniería literaria, son novedosos para mí, los desconocía por completo.

domingo, 25 de junio de 2017

València Negra 2017 (y 4): Algunas imágenes.

Ha pasado más de un mes desde que Valencia Negra cerró sus puertas por este año. Ahora que el calor aprieta y nos adentramos en el tórrido verano, parece adecuado dar un pequeño repaso en imágenes a algunas de las muchas cosas, y muy buenas, que nos deparó la edición de 2017.

València Negra 2017 (3) Joël Dicker: «El éxito solo ha conseguido variar mi rutina, pero no mi forma de ser hacia los demás»

Nº 520.- Seis millones de ejemplares vendidos de sus novelas traducidas aLa Gazette des Animaux, fundada por él mismo, y el éxito le sorprendió a los veintisiete, tras publicar ‘La verdad sobre el caso Harry Quebert’, todo un bombazo literario y editorial a escala mundial. En tres pinceladas, muy breves, ésta es la trayectoria del escritor suizo Joël Dicker, quien acudió a la cita anual de València Negra por primera vez. Dicker, durante la rueda de prensa, dejó claro que no es partidario de las etiquetas en literatura, porque «es bueno derribar los muros que separan los géneros», al tiempo que se definía como un apasionado lector de los clásicos franceses y, sobre todo, de los rusos, de quienes destaca su descripción de los colores, ambientes y aromas, sin olvidar a los  norteamericanos «porque he vivido mucho tiempo allí y conozco su literatura, que te conecta directamente con la tierra». No todos los días tiene un entrevistador a un autor tan prometedor a su disposición durante unos minutos, así que, con la ayuda de la traductora Beatriz Descalzo, comenzamos nuestra charla en la sala de presentaciones de la Fnac de Sant Agustí de València.
cuarenta idiomas. A los diez años ya escribía en una revista,

Bienvenido a València.
Gracias.
¿Qué significa para Joël Dicker escribir?
La escritura es muy importante para mí, algo primordial. Yo pasé de ser alguien, que escribía sin saber si tendría éxito o no, a convertirme en un autor con éxito, un profesional que se ha visto obligado a cambiar su fórmula de entender la escritura porque ahora es mi oficio. Cada día me levanto y me siento a la mesa para escribir, porque es lo que quiero hacer, sin embargo, ya no es una actividad espontánea, sino más trabajada, ya que he tenido que eliminar algunos automatismos.

viernes, 23 de junio de 2017

El XLIX Premio Ateneo de Sevilla en imágenes.


Jerónimo Tristante, ganador del XLIX Premio Ateneo de Sevilla con su obra 'Nunca es tarde'. Tania Padilla se alzó con el Premio Ateneo Joven con su novela 'La torre invertida'

En la noche de ayer, 21 de junio y en una velada celebrada en los Reales Alcázares, el Jurado del XLIX Premio Ateneo de Sevilla eligió como obra ganadora del concurso 'Nunca es tarde' del escritor murciano Jerónimo Tristante. La novela fue presentada bajo el título 'El valle' y la dotación del premio alcanza los 24.000 euros. Unos minutos antes, el mismo jurado decidió que la XXII edición del Premio Ateneo Joven de Sevilla fuera a parar a manos de la escritora cordobesa Tania Padilla, por su novela 'La torre invertida'. Este premio está dotado con 6.000 euros. Ambas obras serán publicadas por Algaida Editores en el próximo mes de noviembre. Los integrantes del jurado fueron Alberto Máximo Pérez Calero, en calidad de Presidente, Ramón Pernas, Miguel Ángel Matellanes, Francisco Prior, Miguel Cruz Giráldez y Luis del Val. Los Premios Ateneo de Sevilla cuentan con la colaboración del Ámbito Cultural de El Corte Inglés.

Jerónimo Tristante (Murcia, 1969) es profesor de instituto, además de un escritor especializado en libros de corte histórico y policial. Es sobradamente conocido por las novelas protagonizadas por el inspector Víctor Ros, ambientadas a finales del siglo XIX, que recientemente fueron llevadas a la televisión en forma de serie. Entre sus títulos cabe citar 'El tesoro de los nazarenos', 'Un extraño caso de asesinato y corrupción en el año en que el hombre llegó a la luna' y 'Océanos de tiempo'. 'Nunca es tarde', la novela ganadora, se ambienta en el Pirineo Aragonés y se inscribe dentro del denominado género negro, con una protagonista que debuta: Isabel Amat. La misteriosa desaparición de unas jóvenes parece repetir el esquema de unos crímenes cometidos en 1973, lo que desencadena la trama investigadora. 

Tania Padilla (Córdoba, 1985) es licenciada en Filología Hispánica. En su día disfrutó de una beca en la Fundación Antonio Gala para jóvenes escritores. Entre sus novelas publicadas cabe citar 'Nosocomio: el diamante negro' y 'Un secuestro raro', con el que se alzó con el I Premio Logroño para Jóvenes escritores. 'La torre invertida', su obra triunfadora, gira en torno al personaje de Sofía Bernier, joven bibliotecaria con inquietudes novelísticas, que se propone contar la historia de la construcción de la Quinta da Regaleira en Sintra. Durante la investigación para escribir la novela, Sofía recorrerá las calles de Lisboa actual en pos de las huellas de un joven y aún desconocido Fernando Pessoa.

En la rueda de prensa posterior a la entrega de los galardones, Jerónimo Tristante manifestó que era muy importante para él ganar este premio "porque el Ateneo de Sevilla es un concurso que tiene una gran tradición dentro del panorama de las letras españolas". Añadió también "que escribir una novela de investigación policiaca, no protagonizada por Víctor Ros, tiene algo de oxigenante para mí. Además, ubicarla en los Pirineos me resulta especialmente motivante ya que soy un hombre del sur. El ambiente de los pirineos dispara mi imaginación". Preguntado sobre si esta novela nacía con vocación de serie replicó que "en principio no, pero esto nunca se sabe. Depende de muchos factores".

Por su parte, Tania Padilla señaló que "la idea de la novela me vino a partir de una visita que realicé a la Quinta de Regaleira, que agitó mis ideas para escribir". Dijo también que "esta novela no tiene puntos de contacto con mi anterior obra, en la que predominaba la sátira, ya que aquí el humor está muy atenuado". Por último reivindicó Portugal, un país del que dijo "que está muy olvidado, demasiado. Lo conozco muy bien porque durante mi infancia veraneé en El Algarve durante muchos años".

Herme Cerezo/Diario SIGLO XXI, 22/06/2017

jueves, 15 de junio de 2017

Ignacio Martínez de Pisón: «Ahora la Transición atraviesa por un momento de injusto desprestigio»

Nº 519.- Al tiempo que pasa de la infancia a la edad adulta en una España en pleno proceso de apertura tras la Transición, en el interior de Ángel, el protagonista,  late la imperiosa necesidad de dotar de sentido a las cosas, de encontrar un orden, dado que su familia ha sido un modelo de inestabilidad y desorden. El padre, también de nombre Ángel, errático actor de películas de serie B e imitador de Demis Roussos, tiene una irrefrenable tendencia a la huida. Sus apariciones y desapariciones estelares dejan huellas invisibles pero indelebles en cada uno de sus cuatro hijos. Lucía, la madre, por su parte, es una mujer enamorada que, harta de creer en él, tendrá que hacer esfuerzos sobrehumanos para tomar las riendas de su propia vida en una España que aún no ha despertado del todo del franquismo. Bajo estos parámetros espaciotemporales, Ignacio Martínez de Pisón ha enhebrado ‘Derecho natural’, su nueva novela, editada por Seix Barral. Para hablar sobre ella quedé con Ignacio un martes por la tarde, poco antes de que marchase a impartir una conferencia en una conocida escuela valenciana de diseño. A las cinco en punto, Martínez de Pisón acudió a nuestra cita y comenzamos a charlar.
Ignacio, si alguien te dijera que no le ha gustado una novela tuya, pero que no ha podido dejar de leerla por cómo está escrita, ¿qué pensarías?
Ya me gustaría que me dijeran eso. Con las palabras uno puede crear música como los encantadores de serpientes y pensar que sólo con ellas, igual que los músicos con sus notas, puedes conseguir que alguien siga hipnotizado y no pueda dejar de leer lo que has escrito, aunque no le guste la historia o los personajes le resulten cargantes, no deja de estar bien.
Y ¿cómo definirías tu estilo?
La literatura es un arte, pero dentro de ella hay múltiples escuelas y cuando uno crea un producto artístico tiene muchos modelos a los adscribirse. El mío es el menos solemne, porque para mí la gran tradición literaria es la de los narradores realistas del siglo XIX. Creo que hoy se puede escribir siguiendo su estela, porque aunque el siglo XX amplió los horizontes de la novela no elimino el realismo de toda la vida. De hecho, en Estados Unidos es el estilo que más funciona.

domingo, 11 de junio de 2017

II Gala Anual del Balonmano Valenciano. Elda, 2017


Ayer en Elda se celebró la II Gala anual del Balonmano Valenciano, en la que se rindió merecido homenaje entre otros muchos balonmanistas a las mujeres del C.Bm. Osito l'Eliana que hace 20 años se proclamaron campeonas de Europa.
Estupenda organización de un acto que resultó emotivo y fluido, con un puntito nostálgico para el recuerdo de todos aquellos que nos precedieron en nuestro camino y ya se marcharon. Un aplauso para todos ellos. 



Al final todos los asistentes posamos para eso que ya, coloquialmente, se conoce con el sobrenombre de "foto de familia". Así que todos subimos al escenario para cumplir con el ritual.

miércoles, 7 de junio de 2017

Mikel Santiago: «Me va mucho más escribir sobre sentimientos y temas familiares que hacer crítica social»

Nº 518.- Pillé a Mikel Santiago recién estrenada su digestión. Una «fideuà» no demasiado copiosa había dejado huella en su estómago. Azotado además por un constipado irritante, comenzó nuestra charla sobre su tercera entrega, ‘El extraño verano de Tom Harvey’, en la que el escritor bilbaíno, bajo el esquema de una novela-problema tradicional, trata de desentrañar la muerte de Bob Ardlan, un famosos pintor asesinado en su mansión del Tremonte. Fideuà, alergia y novela negra, tres elementos tan buenos como cualquier otro para charlar de literatura policial durante un rato.
Mikel es la primera vez que te entrevisto, así que la primera cuestión surge sola: ¿qué significa para ti escribir?
Escribir es un acto de libertad, es la profesión soñada y no por el hecho de escribir sino por hacer algo creativo, autónomo, donde dejas caer tus reflexiones sobre la vida, que luego alguien lee y disfruta.
Tú también eres músico, o lo has sido, ¿existen muchas similitudes entre componer una canción y escribir una novela?
Quizá la parte de la letra de una canción sí se parezca a escribir una novela, porque las escribía ante el ordenador con una taza de café en la mano, pero la música desde luego que no. Para componer una melodía he de ponerme en modo rollo depresivo y tomarme unas cuantas cervezas.  
Sigamos por la senda musical. Al igual que tú, Tom Harvey, el protagonista, es músico de jazz, ¿qué tenéis en común?
Hay algo de eso que llamamos un alter ego, de estar cómodo con una cierta parte de los protagonistas. Yo no hago sagas, al menos de momento, pero sí tengo claro que al lector le gusta reencontrarse con cosas familiares y hay aspectos de las novelas en las que me gusta que se reconozca esa salsa especial que se crea para facilitar la lectura.
Antes de ‘El extraño verano de Tom Harvey’ habías escrito thrillers, ahora sin embargo te embarcas en una novela-problema tradicional, ¿a qué se debe el cambio?
Sin duda por razones de higiene literaria. En mi primera novela me encontré a mí mismo; en la segunda profundicé por la misma senda; y en esta tercera fui un poco más consciente y me pregunté hacia dónde me dirigía. Mi intención es que la gente sepa que soy un escritor que ambiciona jugar en un campo más amplio, lo que también supone un reto no sólo para mí sino también para los lectores. Aspiro a que me escuchen y lean, quiero que mi aventura literaria sea como un teatro que selecciona la programación y a mí me encanta variar mucho. Si lo consigo o no es algo que veremos más adelante.

lunes, 5 de junio de 2017

Roger Waters habla para El País Semanal.

A Roger Waters, uno de los pilares básicos de Pink Floyd, la mítica banda de rock sinfónico de los 70 y 80, ha podido entrevistarle Joseba Elola para El País Semanal. Este es el enlace para aquellos aficionados a este tipo de música y que estén interesados en leer sus declaraciones.
Por cierto resulta muy interesante conocer lo que opina Waters sobre la escritura: «La verdad es que no sé de dónde viene la escritura, es algo completamente misterioso. pero la necesidad sin fin de la palmada en el hombre, la búsqueda de un padre que te diga «bien hecho» ha sido una constante en mi vida».

jueves, 1 de junio de 2017

Fira del Llibre València 2017 (7): Jenn Díaz: «Escribir en catalán y castellano casi simultáneamente mejora mucho mis textos»

Nº 517.- El último domingo de la Fira del Llibre de València, el sol iluminaba el recinto de un modo avasallador. Los colores parecían estallar, brillantes, tiernos, casi dolorosos, mientras el calor no daba tregua. En este marco, y en la caseta de la Organización, estaba citado a eso del mediodía con la escritora barcelonesa Jenn Díaz, para charlar sobre la escritura y sus últimas novelas publicadas. Y a eso nos pusimos en cuanto la luz roja de la grabadora dio el okey.  
Jenn, fuiste nadadora, explícame cómo una deportista federada termina dedicándose a la literatura…
La verdad es que es poco frecuente. Toda mi vida quise ser profesora de educación física, porque durante diez años me dediqué a la natación y competí hasta los dieciocho. Cuando dejé de nadar, el deporte se convirtió en una actividad menos intensa y me quedé coja de vocación. No sabía qué quería hacer. Estudié Filosofía, porque había un profesor que me fascinaba, luego lo dejé y como lo que se me daba bien era la escritura, decidí matricularme en Filología. Tampoco me gustó y me abrí un blog, escribí dos novelas, una de ellas fue ‘Belfondo’, y en ese tiempo conocí a una persona que era agente literario y consiguió una oferta para publicarla. Desde entonces me he sentido empujada a seguir escribiendo y a permanecer vinculada con la Literatura. Ahora el mundo del deporte me queda muy lejos y me he vuelto muy sedentaria.
Pero también estudiaste Psicología y, según he leído en alguna entrevista, lo hiciste «para conocerte a ti misma», ¿escribes por idéntico motivo?
No acabé la carrera. Fui a la sesión de un psicólogo y a partir de ahí decidí que ya no quería ser psicóloga, aunque para entender muchos mecanismos propios sí me interesaba la Psicología y quizá he canalizado este interés a través de mis personajes. El hecho de escribir, aunque no sea de una manera voluntaria, me permite analizar a las personas de mi entorno de un modo más disciplinado o consciente, que si no me dedicara a la escritura.

lunes, 29 de mayo de 2017

Patricia Alonso, jugadora del C. H. Canyamelar, se retira del balonmano

Ocurrió definitivamente el pasado sábado, aunque siete días antes ya se había despedido de su afición del C.H. Canyamelar de València. Tras un montón de años en la máxima división del balonmano femenino de nuestro país y alguna temporada en Francia, Patricia Alonso dijo adiós al balonmano. No conocemos con certeza si su futuro continuará ligado el deporte del cuarenta por veinte, pero es probable que en algún momento volvamos a verla por los pabellones, bien como parte integrante de algún club o como simple aficionada.  Patri Alonso lleva el balonmano muy dentro, "es mi vida" me dijo cuando la entrevisté hace poco más de un año y no creo que en ese tiempo haya cambiado de opinión. Lo que está claro es que vamos a seguir gozando de su amabilidad y simpatía ya que se queda a vivir entre nosotros. De momento les dejo esta foto para el recuerdo, tomada el día en que se despidió de su público, y su palmarés deportivo, francamente muy importante.



Patricia Alonso Jiménez, Palmarés

Nacida en Madrid en 1979, Patricia Alonso desde muy pronto comenzó a desenvolverse en el puesto de lateral derecho, a pesar de su condición diestra. Su carrera deportiva se ha desarrollado en los clubs C.Bm. Leganés, Osito L’Eliana, A.T. El Ferrobús-Mislata, Cementos La Unión, Mar Alicante, C.Bm. Elda Prestigio, C.Bm. Besançon (Francia) y C.H. Canyamelar, donde acaba de retirarse. 
En su palmarés deportivo destacan 4 Ligas, 4 Copas de la Reina, 2 Copas ABF y 4 Supercopas de España. Con la camiseta nacional ha sido internacional en 100 ocasiones, habiendo anotado 220 goles. Con la Selección juvenil se proclamó campeona de Europa y en el Campeonato Mundial junior de China (1998) fue considerada la mejor jugadora del torneo y la máxima realizadora. Con la absoluta, alcanzó la medalla de oro en los Juegos Mediterráneos de Almería en 2005 y de plata en los de Túnez 2001. Participó en el Mundial de Francia de 2007. Es diploma olímpico por los juegos de Atenas de 2004. Está también en posesión de numerosas condecoraciones, medallas y distinciones individuales.